sábado, 4 de agosto de 2012

HOGAR

Es estremecedor vernos tan vulnerables. Somos fantásticos aventureros por plantarnos en este pequeño lugar: diminuto y chiquitito.
Que cándida inocencia aferrarnos a lo terreno.
Transitar la vida ocupados en tener, guardar... cuando el suelo que pisamos es solo un corpúsculo de polvo en la infinitud del universo.