domingo, 25 de octubre de 2009

NUEVO FENOMENO: PADRES "BOND"

Por miedo o desconfianza, ahora los padres contratan detectives para espiar a sus hijos. Son padres controladores e inseguros que no aceptan que sus hijos... crezcan....???
Quieren saber qué hacen sus hijos, quiénes son sus compañías y si corren algún riesgo en una sociedad temerosa y en alerta.
Por lo general, los padres quieren saber si tienen problemas de drogadicción, alcoholismo, corrupción de menores por parte de terceros, y otras de elección personal como la homosexualidad. Según los especialistas en la materia, las tácticas suelen ser: intervenir la computadora y/o el celular, infiltrar dentro del grupo de amigos a un agente joven o introducir un GPS en el auto para saber cuántas personas suben y la velocidad con que manejan. El monitoreo electrónico supera todas las expectativas, porque hoy todo pasa por la línea del celular: allí es donde hace sus contactos, escribe mensajes para encontrarse con sus amigos y arregla las salidas. Para contratar sus sigilosos servicios, los precios parten de los mil pesos semanales; lo más costoso es la intervención del celular, un trabajo por el que se pide hasta $4 mil. Los honorarios de los detectives, como la cantidad de personas asignadas, los móviles y recursos tecnológicos utilizados influyen en el precio final. Si el seguimiento es físico, utilizan micrófonos direccionales para grabar charlas a 40 metros y cámaras de gran teleobjetivo con la que sacan fotos desde una cuadra. La desconfianza hacia los hijos, los miedos y la incomunicación suelen ser las leyes que rigen en las familias que contratan el servicio.

AUDIO DEL DR. BALEANI