domingo, 28 de octubre de 2012

LA LEYENDA DE JACK-O-LANTERN


Jack, era un  irlandés pendenciero y borracho que tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo una oscura noche, en una taberna. El diablo reclamaba su alma. Pero a pesar del alcohol ingerido, Jack pudo engañarlo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago. Entonces el diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack la tomo rápidamente y puso al diablo en su monedero (que tenía grabado una cruz), por lo que el diablo no pudo volver a su forma original.Jack le hizo prometer  no pedirle su alma en 10 años y el diablo no tuvo más remedio que concederle su reclamo...  

Pasado el plazo de los diez años, Jack se reunió con el diablo en el campo. El cual iba preparado para llevarse su alma pero Jack pensó muy rápido y dijo: Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol por favor? 

El diablo pensó que no tenía nada que perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes que se diese cuenta, Jack rápidamente talló una cruz en el tronco. Entonces el diablo no pudo bajar y entonces le obligó a prometerle que jamás le pediría su alma nuevamente.

Al diablo no le quedó más remedio que aceptar.Unos años mas tarde Jack muere. En el cielo no lo reciben pues no correspondía ese lugar para un pendenciero estafador. Y en el infierno tampoco tiene lugar por la promesa que le habia realizado el diablo, que le pide que regrese por donde vino lanzándole un carbón encendido del infierno, para que se guiara en la oscura noche, y Jack lo puso en una calabaza que llevaba con él, para que no se apagara con el viento. Esta es actualmente la imagen del Halloween: una caminata tenebrosa por la oscura noche, solo con la luz del mismísimo infierno en una calabaza.


fuente: ARQUEHISTORIA