martes, 18 de abril de 2017

EN COMA, SIN COMA

Cuando el aprender es divertido, se siente mas liviano y no se olvida fácil. Así como debemos practicar el "buen hablar" expresándonos de manera correcta, también debemos practicar la escritura prolija. No es lo mismo tres puntos al final de una oración, que solo uno.



Compartimos una genialidad de nuestro inolvidable Julio Cortázar.

Lean y analicen la siguiente frase: 
“Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda”.             
Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.
Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.
“La coma, esa puerta giratoria del pensamiento” (Julio Cortázar)